Ni el tiro del final

Por E. Simón 
@simondixit
Los operadores de la política local, arrimados a El Vale Todo Gioja por conveniencia y por negocios, especulaban con la posibilidad de que el gobernador de San Juan integrara la fórmula presidencial junto a Daniel Paz and Love Scioli. Desde Casa de Gobierno pusieron en marcha un operativo para que los periodistas locales instalaran el tema. Se hizo valer toda la plata que el Estado provincial gasta en medios y periodistas. Entonces sí, salió a la calle esa jauría de mercenarios a vociferar la buena nueva surgida desde el despacho de uno de los hombres de más peso: Walter Lima. Gioja sería el vice de Scioli, rezaban con la convicción de un religioso. El gobernador alguna vez soñó con la presidencia, luego con la vice. Finalmente esa tampoco salió y el tango volvió sobre la sombra escuálida y decadente del señor feudal: "Por eso en tu total fracaso de vivir, / ni el tiro del final te va a salir". Una pena, El Flaco se quedó con las ganas.

En realidad debo pedir disculpas por llamar "periodistas" a esa caterva de empleados públicos caros y encubiertos. Bien podríamos llamarles Los Funebreros del Periodismo, porque enterraron el oficio hace rato y llevan el ataúd a cuestas en un total desconcierto, sin encontrar camposanto adonde enterrar definitivamente al periodismo. Son ejemplares de una manada que practica la lisonja y la alcahuetería degradante. Están los periodistas que, aún trabajando en medios privados, facturan al Gobierno como monotributistas, los movileros y conductores rentados desde la Legislatura de San Juan y los que pescan contratos en municipios. Integran una gran familia que trabaja en negro e ilegalmente. El sindicato de prensa nunca los defenderá de nada porque es manejado por peronistas que traicionaron el legado de la justicia social hace rato.

La ilusión efímera y vana de que El Vale Todo Gioja fuese candidato a vice se fue instalando en la provincia y en algunos medios nacionales también. La jauría de funebreros había hecho bien su trabajo pero Cristina La Muchacha Progre les amargó la fiesta una tarde de otoño, cuando le impuso a Scioli la candidatura de Carlos El Chino Zannini como vice. "Estás desorientado y no sabés / qué "trole" hay que tomar para seguir".

Las pretensiones que en otros años entusiasmaron a Gioja fueron desmesuradas y delirantes. Todavía se recuerda aquel no muy lejano año en que hizo invitar a Mirtha Legrand y a Susana Giménez para la Fiesta Nacional del Sol. Vinieron pagadas por el Estado, es decir, por los pajarones y pajaronas que todavía cumplimos con los impuestos. El Vale Todo se mostró eufórico junto a estas dos baluartes de la derecha y la frivolidad. Pero no hubo caso, ni así logró instalar su triste imagen de gobernador de provincia en los medios nacionales. "Quisiste con ternura, y el amor te devoró de atrás hasta el riñón. / Se rieron de tu abrazo y ahí nomas te hundieron con rencor todo el arpón".

Hasta le hicieron un himno ridículo que un tenor desafinado grabó con esmero inusitado y que sirvió para que en Buenos Aires se le burlaran durante una semana. La carcajada socarrona no cesaba, se divertían tanto los compañeros peronistas como los periodistas porteños que no entienden a veces el grotesco en el que se puede caer cuando se vive en una región poblada por borregos mansos y ovejunos. No llegó a Presidente pese a sus desmedidas aspiraciones que nunca hicieron pie en el escenario de la política nacional. "Y en este desencuentro con la fe / querés cruzar el mar y no podés".

Su nombre seguirá luciendo en las paredes de San Juan, en una suerte de arte callejero, berreta y adefesio. "Gioja Diputado Nacional", es lo que se lee en las tapias mal vestidas de una ciudad que no merce mucho más de lo que tiene. De pretender la presidencia a caer en una diputación nacional que cualquier novato peronista puede conseguir hoy arrimándose a La Cámpora, hay un trecho que debería avergonzarlo. Le queda esperar que gane Scioli a ver si le tiran algun ministerio, secretaría o embajada, pero eso ya es otro tema a futuro, como el dólar blue. Dicho está: siempre ha trabajado en esa militancia chica y mezquina, de medio pelo. La coyuntura ha sido su brújula y la condena a los pobres a seguir siendo pobres el resultado de su gestión. El señor y su gabinete multiplicaron a una legión de resignados que ellos mismos sometieron a la eterna espera de que las cosas un día sean mejor. La historia argentina recogerá de Gioja poco y nada, queda el esperpento y la sombra; la sombra que ya pronto será.

Termina su tercer mandato aclamado por el ciudadano borrego, aborrecido por extraños y detestado por los compañeros del PJ que aguardan desde hace rato un cambio generacional. Para estos últimos, la espera ha sido exasperante, interminable y humillante. Por eso todos quieren que se vaya, que termine de una vez. Algunos alcahuetes especularon durante un tiempo con la idea de que sería el candidato a vice presidente de Daniel Scioli. Por suerte no le salió, hubiese sido lamentable que se retirara con ese premio consuelo. Pero, como ya se dijo al comienzo, la salud le ha puesto un límite que no supo ponerle la Justicia local. Ahora, si se me permite, seré todo lo franco que el gobernador Gioja merece: El tango, una vez más, con música de Aníbal Troilo y letra de Cátulo Castillo, ha entrado en su estribillo final: "Por eso en tu total fracaso de vivir, / ni el tiro del final te va a salir".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.