Una propuesta para salir de la crisis



Por E. Simón
@simondixit
Ante la apabullante crisis que atraviesa el país luego de las devastación y el saqueo que durante 12 años ejecutó el kirchnerismo, debemos reclamar un gesto patriótico de nuestros funcionarios. Hombres y mujeres entregados a engrandecer Argentina y darle sentido a esta vapuleada y estafada Nación.

Ya casi nadie lo duda: durante años, una legión de ladrones no hicieron otra cosa que rapiñar el erario público. Hoy, más que nunca, se necesita un gesto soberano, libre y sacrificado de nuestros dirigentes. Una de las propuestas que elevo en esta nota es que funcionarios del Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la Nación y las provincias se bajen un 40% sus salarios y lo devuelvan a las arcas del Estado. El rebaje sería por tres o cuatro años. ¿Tendrá eco en la sociedad una idea que exige desprendimiento y amor a la patria?

La propuesta es sencilla y fácil de ejecutar. Deben ponerse de acuerdo los tres poderes del Estado republicano. El presidente debe pedirles ese gesto a sus funcionarios. Los gobernadores deben hacerlo también. Los presidentes de todas las legislaturas provinciales, los concejos deliberantes y de la Cámara de Senadores y Diputados de la Nación también deben hacer lo propio. Y, en el mismo sentido, los miembros de la Corte Suprema deben pedir a Jueces, Secretarios de juzgados y Prosecretarios que den el paso que la patria nos exige.

No tengo los números en la cabeza, pero calculemos: 40% menos de plata que el Estado deberá pagarle a Concejales, Secretarios de Bloque y Directores. A Diputados Nacionales, Secretarios de Bloque y Directores. A Senadores Nacionales, Secretarios de Bloque y Directores. A Diputados Provinciales, Secretarios de Bloque y Directores. A Ministros nacionales y provinciales, secretarios de cada área, directores de cada ministerios y subdirectores. ¿Sigo, o me detengo acá?

Sigamos: 40% menos de cash que el Estado deberá pagarle a Jueces, Secretarios de juzgado y Prosecretarios. A Fiscales de todas las provincias y la nación.

Quienes no estén dispuestos a dejarse bajar los sueldos en un 40%, en virtud de la fulminante crisis que atraviesa Argentina, que renuncien y así podrá asumir otra persona dispuesta a ofrecer un gesto generoso. A los necios avaros que no quieren desprenderse del privilegio de un sueldo abultado se les debería pedir que vuelvan a la cálida y siempre previsible actividad privada. Y que nos envíen un mail cada tanto para contarnos qué tal les va.

Cada argentino o argentina sacará su cálculo y verá que muchos de los problemas financieros del país podrían estar arreglados con apenas un gesto patriótico de quienes juran por Dios, la Patria y los Santos Evangelios.

Como librepensador desenfrenado y anarquista involuntario, debo reconocer que quizá esta es una propuesta alocada, propia de una mente febril y atolondrada, acaso la de un crítico infatigable o la de un adversario inesperado. Tal vez sí, tal vez no, quién sabe. "Podrán decir que soy un soñador, pero no soy el único".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.