A un año del derrame de cianuro en Veladero: El destino fatal de los contaminados


Por E. Simón 
@simondixit
Cuando Bakunin escribió que "si Dios existiera, habría que deshacerse de él", tal vez ni siquiera sospechaba que su propuesta sería adaptada en pleno siglo XXI. El 13 de septiembre de 2016 se cumple un año de aquella madrugada fatídica en que se conoció la noticia del derrame de cianuro sobre los ríos de Jáchal desde Veladero, la mina de oro que explota Barrick Gold. La conclusión, tomando una prudente distancia del episodio y haciendo uso de la cita de Bakunin, es que estamos en condiciones de afirmar que "si bien la minería a cielo abierto existe, habría que deshacerse de ella".

Derrame en VeladeroEl Gobierno se apresuró en informar que no hubo contaminación. El domingo 13 de septiembre por la noche, Jáchal, departamento situado al norte de la provincia de San Juan, colindante con La Rioja, se vio envuelto en suceso de pánico por la noticia que anunciaba un derrame de agua cianurada que provenía de la mina a cielo abierto Veladero. El derrame habría comenzado el 12 de septiembre y se extendió hasta el día domingo. Días después, el ex gobernador Gioja salió a despegarse y denunció a la empresa canadiense con la que tuvo cordial relación durante una década.

Por su parte, el intendente Barifusa, de la localidad Jáchal, dijo: "No hay manera que se haya contaminado el agua". Asimismo, el ex ministro de Minería de San Juan, Saavedra, dijo: "No hay peligro para la salud humana". Rápidamente, desde el Gobierno de San Juan y desde la empresa Barrick salieron a decir que la contaminación no llegaría al agua. Entre Gobierno y transnacional se respaldaron mutuamente para llevar tranquilidad a la población.

Veladero

Un pueblo librado al abandono
El pueblo organizó en la noche de aquel domingo una asamblea frente al municipio de Jáchal y el intendente Barifusa tuvo que dar la cara para calmar los ánimos. A las horas, la empresa emitía un comunicado oficial reconociendo el derrame y calificándolo de "incidente". Sin embargo, en la Ley General de Medio Ambiente esa clase de pérdidas está tipificada como "daño ambiental". Aún nadie aclaró si los litros de agua con cianuro que se volcaron desde el dique de cola también llevaban mercurio. El escape llegó al río Las Taguas que se une al río Jáchal, que surte de agua para riego de chacras y para bebedero de animales del pueblo de Jáchal.

Comunicado de Barrick Gold
La empresa Barrick reconoció la rotura de un caño en la mina, pero negó contaminación. "El día de ayer Veladero reportó un incidente derivado de la rotura de una cañería que conduce solución cianurada, desde la planta de procesos hacia el valle de lixiviación", reconoció la empresa.

Contaminados
Si bien la mina Veladero está en Iglesia, el derrame llegó a un distrito vecino, Jáchal, porque la pérdida de agua cianurada busca el cauce del río Las Taguas. De ahí que el estado de alerta surgió en Jáchal y no en Iglesia.



Crónica de un derrame anunciado
Aquella inolvidable madrugada de septiembre, cuando ya se sabía acerca del derrame de cianuro de la mina Veladero sobre los ríos de Jáchal, y ante el abandono al que se dejó al intendente Jorge Washington Barifusa por parte del entonces Gobernador Gioja y sus funcionarios, se acordó con los asambleistas que encargarían un análisis de los ríos donde se había derramado más de 1.000.000 de litros de cianuro provenientes de la mina Veladero, situada en el distrito Iglesia y explotada por la multinacional Barrick Gold. Dicho análisis fue solicitado a la Universidad Nacional de Cuyo. Una vez pedido el trabajo a la prestigiosa academia, se acordó también que el contacto entre UNCuyo y el pueblo de Jáchal sería Saúl Zeballos, quien figura en el análisis luego entregado como "contacto".

Asimismo, el "solicitante", según consta en el estudio, fue la Municipalidad de Jáchal, que pagó la suma de 42.000 pesos por el trabajo. Hasta acá, todos de acuerdo, el problema se desató cuando llegaron los resultados.

El miércoles 23 de septiembre, Saúl Zeballos, miembro autorizado a retirar los resultados del estudio encargado a la UNCuyo, viajó a Mendoza y retiró el análisis químico y bactereológico. Una vez en sus manos, entregó una copia a Cristian Romero, entonces Secretario de Gobierno municipal de Jáchal, y la otra copia se llevó a la Asamblea de Jáchal, para que los vecinos, angustiados por el suceso, pudiesen conocer la información brindada por la universidad mendocina. ¿Qué pasó entonces? Esto que sigue.

El Secretario de Gobierno municipal de Jáchal habría arrancado del impreso la parte del "Informe de Análisis Bactereológico". ¿Por qué? Porque el estudio microbiológico indica "que hay bacterias muy nocivas y difundidas, como la escherichiacoli, donde se originan los cauces de agua montañosos". Esto indica que los líquidos sanitarios (materia fecal y orina) de los habitantes de la mina Veladero estarían siendo arrojados a los cauces de estos ríos que se alimentan del deshielo de nieves y glaciares. Se sabe, la escherichiacoli es una bacteria que se encuentra normalmente en el intestino del ser humano y puede producir el síndrome urémico hemolítico, enfermedad fatal.

Pero además, el resultado detectó metales en dosis por encima de los valores tolerables. Esta información encolerizó al Gobierno de San Juan que, según se supo, habría apretado por teléfono al rector de la universidad, Daniel Ricardo Pizzi, para que la información no trascendiera públicamente; de lo contrario, se iniciarían acciones judiciales contra la universidad. Como respuesta al "apriete", el rector ordenó hacer un artículo en base al trabajo encargado y publicarlo en el sitio Unidiversidad.com.ar, que es un diario on line de la UNCuyo. Este supuesto "apriete" del que nadie habla pero que todos conocen, fue mucho antes de que el Gobierno de San Juan decidiera formalmente enviar una carta notarial a la UNCuyo para que rectifique o ratifique los dichos del artículo periodístico publicado y subido a la web. La nota apareció bajo el título "El derrame de la Barrick envenenó el agua de Jáchal".

Llegamos a un punto del asunto en que los detalles son fundamentales. El juez Pablo Oritja recibe en la denuncia radicada en su juzgado el análisis que le entregó el entonces Secretario de Gobierno de Jáchal, Cristian Romero. Es decir, el análisis incompleto porque se le arrancó el "Informe de Análisis Bactereológico" que originalmente traía el estudio.

El Juez Oritja mostró
un desempeño tibio.
Otro dato no menor, el juez Pablo Oritja solicitó de oficio a la Universidad Nacional de San Juan un estudio de las mismas características al solicitado a la UNCuyo. Y, vaya coincidencia, el resultado  de la UNSJ arroja los mismos valores que los de UNCuyo pero sin el Informe de Análisis Bactereológico. Ese informe, que nunca fue difundido por la academia sanjuanina, indica que en las muestras se detectan valores altos de aluminio y manganeso.

El abogado Diego Seguí le presenta
un duro informe al Ministro Bergman.
Finalmente llegaron los análisis propios de la empresa Barrick, compartidos con el Ministerio de Minería de San Juan: Son los del Programa de Monitoreo permanente en los ríos Potrerillos y Las Taguas, los cuales Gimena Daneri (representante de la empresa), en su informe preliminar del miércoles 16 de septiembre de 2015, elevó al ministerio. Allí se explica que los datos del mentado monitoreo estaban en un laboratorio externo. Dichos análisis arrojarían la hora y el volumen exacto de cianuro derramado y la elevación de los metales en los cursos de agua contactados como producto de la lixiviación “no deseada”. Nunca fueron dados a conocer luego de un año del derrame. El estudio fue pedido por el denunciante Saúl Zeballos, para que se incorpore a la causa, pero hasta el momento el juez Oritja no le ha ordenado a la empresa minera que proporcione esa vital información.

Qué dice el informe de la Policía Federal 
A meses del derrame en la mina Veladero, se difundió un informe que realizó la Policía Federal Argentina, el cual arrojó un lamentable resultado. Allí se precisa sobre un nuevo peritaje oficial donde se sostiene que el derrame de cianuro de septiembre de 2015 en la mina Veladero, de la empresa Barrick Gold, provocó la contaminación de cinco ríos de la región. "Estamos ante una clara infracción de la ley 24.051 (de residuos peligrosos), por encontrarse acreditada la contaminación en los ríos Potrerillos, Jáchal, Blanco, Palca y Las Taguas, en virtud de hallarse sustancias tóxicas fuera de la reglamentación", sostiene el informe que fue elaborado por la División Operaciones del Departamento de Delitos Ambientales de la Policía Federal Argentina (PFA).



El especialista Robert Moran fue taxativo
Entre las observaciones que hizo el especialista Robert Moran en la mina Veladero, se destaca que en relación al derrame del 12 y 13 de septiembre de 2015, se han hecho muchas correcciones que no se habían concretado durante 10 años, las cuales fueron señaladas como falencias en el informe que emitió el Ministerio de Ambiente de la Nación. Moran informó que la precariedad en materia de seguridad en la mina Veladero durante años es alarmante. Dijo que el glaciar Almirante Brown esta seccionado y cortado a la mitad por el camino minero. Además, corroboró que en el Valle de Lixiviación, donde se depositan las pilas del mineral para rociar con cianuro, está dispuesto sobre la naciente del Río Potrerillos, que es un enorme ambiente periglacial. Algo grave: el curso del Río Potrerillos fue desviado para pasar por debajo de todo el Valle de Lixiviación. Como si todo fuera poco: el camino a las minas Veladero y Pascua Lama está violando la ley de glaciares, vale decir, la ley 26.639.



El Ministro Bergman nunca trajo una solución
En una reunión realizada en Buenos Aires, miembros de la Asamblea de Jáchal No Se Toca se entrevistaron con el rabino Sergio Bergman, ministro de Medio Ambiente de la Nación. Allí plantearon el problema del derrame de cianuro en la mina Veladero, ocurrido en septiembre de 2015. El ministro se comprometió ante los asambleístas a visitar Jáchal y recorrer los lugares donde el derrame de la mina de Barrick Gold contaminó. Decidieron comenzar con un trabajo conjunto. Algo muy importante surgió en la charla: el funcionario aseguró que está subordinado a la autodeterminación de los pueblos sobre "minería sí o minería no". En torno a estos puntos se trabajará en adelante entre Asamblea Jáchal No Se Toca y el ministerio de Medio Ambiente. Finalmente Bergman llegó a Jáchal, supervisó la zona pero nunca hizo nada por los habitantes contaminados y la empresa Barrick Gold sigue operando con cianuro a cielo abierto, tal como lo hacía antes del derrame.



Ejecutivos de Barrick procesados
Nueve empleados de Barrick Gold fueron procesados porque el juez los considera responsables por negligencia y contaminación. Al cumplirse cinco meses derrame de solución cianurada en Veladero, el juez Pablo Oritja procesó sin prisión preventiva a empleados de Barrick. Los procesados son: Leandro Poblete (jefe de Procesos), Segundo Álvarez (el segundo en el área Procesos), Ángel Escudero (gerente de Prevención de Riesgos), Osvaldo Brocca (supervisor de Servicios Técnicos), David Sánchez (supervisor de Mantenimiento), Ricardo Cortéz (supervisor de Medio Ambiente), Carlos Cabanillas (gerente de Minas), Walter Pizarro (gerente de Procesos) y Antonio Adames (gerente General). Es dable recordar que Antonio Aadames, el ex gerente, fue removido como máxima autoridad de Veladero luego del daño ambiental que provocó el derrame. Hasta el día de hoy no hay procesado ningún funcionario del Gobierno de San Juan.



Hubo otros tres derrames que nunca se informaron
En San Juan hubo otros tres derrames de cianuro que se ocultaron a la ciudadanía. La información figura en un registro de contingencias de Minera Argentina Gold (Barrick Gold), pero los sanjuaninos y los vecinos de la zona nunca se entraron de los tres derrames. Impunidad, multas bajas y encubrimiento del Gobierno de Gioja. ¿Investigará Uñac esta situación dudosa e invasiva?
En septiembre de 2015 los sanjuaninos se enteraron, gracias a un whatsapp que se escapó desde la propia mina Veladero, que había un derrame de cianuro. Los peritajes dieron el fatídico resultado de más de 1.000.000 de litros de cianuro en los río que nacen en la cordillera y llegan a Jáchal. Al parecer, y según consta en un registro de contingencias de Barrick Gold, hubo tres derrames vertidos que no se hicieron públicos en su momento. Y si bien las cifras oficiales de esos incidentes son menores, en la asamblea ambientalista desconfían totalmente de la veracidad del documento, dado que la empresa Barrick Gold y las autoridades de San Juan intentaron ocultar la fuga del 2015.
Según consta en un informe de la Dirección de Residuos Peligrosos que figura en el expediente de la ex Secretaría de Ambiente (hoy convertida en Ministerio), en 2012 Barrick Gold presentó un "registro de contingencias" en el cual confirmó que hubo tres derrames de cianuro antes del ocurrido entre el 12 y 13 de septiembre de 2015.

El día que se habló del cierre de Veladero
“Hay que prepararse para un posible escenario de cierre de la mina”, le dijo el ministro de Ambiente Sergio Bergman al flamante gobernador Sergio Uñac. La frase alimentó la versión que habla del cierre de Veladero, la mina que Barrick Gold explota en San Juan desde hace más de 10 años. La información surgió de las afirmaciones de dos funcionarios claves del gobierno de Macri, uno es el ministro y el otro es el diputado Eduardo Cáceres, del Pro, quien fue taxativo a la hora de opinar: “No queremos ejemplos como Barrick”. Si el Ministro Bergman aplicara correctamente la llamada Ley de Glaciares, la mina debería cerrarse, ya que el Valle de Lixiviación está ubicado sobre un ambiente periglacial, por lo tanto está violando la Ley 26.639.



Morales, el concejal que lleva años luchando contra la minería a cielo abierto
El Concejal Morales logró que el 12 de septiembre sea el Día Departamental de la Defensa de Nuestras Cuencas que forman el Río Jáchal. Así lo consiguió tras impulsar su proyecto luego del desastre ambiental provocado por Barrick Gold. El autor de la ordenanza, concejal Jorge Morales, cuyo mandato como edil transcurre en el Concejo Deliberante de Jáchal, se pregunta por qué ni el municipio ni los medios de comunicación difundieron una fecha clave para los jachalleros.



Los 10 puntos que deberían preocupar a la empresa, al Gobierno y a los ciudadanos
El derrame de solución cianurada desde la mina Veladero al río Potrerillos en San Juan fue mucho mayor que el que se informó, según el borrador de una lapidaria evaluación encargada por la Subsecretaria de Control y Fiscalización Ambiental. El reporte fue ocultado, hasta que lo filtraron sus empleados y llegó a la prensa. A continuación 10 puntos claves para entender el derrame.
1 - El sistema de cañerías que bombea la solución de cianuro al Valle de Lixiviación no tiene controles automáticos de presión para detectar pérdidas.
2 - Por eso, el derrame sólo pudo detectarse "visualmente" por personal de control de monitoreo del caudal del Río Potrerrillos.
3 - El sistema de cañerías que bombea la solución de cianuro al LSV no cuenta con doble camisa en sus tuberías, ni bateas de contención en lugares críticos como las válvulas en donde se produjo el derrame.
4  - El Canal Norte recolecta las aguas que se escurren desde la escombrera que transporta DAR (Drenaje Acido de Roca) y la compuerta abierta permite que dicho drenaje fluya hacia el Río Potrerillos.
5 - La empresa removió el material de arrastre que produjo el derrame sobre el Río Potrerillos, pero nunca informó su disposición final lo que impide su análisis.
6 - El sedimento presente en el aforador del Río Potrerrillos de 40 cm, acumulado como consecuencia de las remociones del material después del derrame, infiere que el volúmen derramado es mayor que informado por la empresa.
7 - En el informe analítico del laboratorio SGS correspondiente al aforador del Río Las Taguas aguas abajo del Río Potrerillos, los resultados de cianuro están en blanco.
8 - El laboratorio SGS el 13 de septiembre de 2015 informó que en el aforador del Río Potrerillos el valor era de 550,5 mg/l de cianuro, pero la empresa dijo que luego fue corregido a 55,05 mg/l, mas nunca se encontró la nota de correción enviada por SGS.
9 - El sistema de monitoreo de aguas superficiales analiza metales pesados, pero con posterioridad al accidente se analizaron sólo cianuro y mercurio.
10 - La empresa nunca suministró datos de monitoreo precedentes al derrame.

Triste, solitario y final
Durante más de una década se proclamó en San Juan un modelo económico basado en la minería. Sería, según el gobernador Gioja y gran parte de la dirigencia, el factor de desarrollo que haría florecer a la región. Hoy, lejos de aquella primavera anunciada, el modelo está en crisis y el trabajo “sustentable” que Barrick publicitó no es precisamente el sustento de los miles de trabajadores que aún esperan por el milagro.

En un informe publicado en 2013 por IPyPP (Instituto Pensamiento y Políticas Públicas) que coordina Claudio Lozano, presidente del bloque Unidad Popular y Tomás Raffo, se advertía que en el país hay un “36,5% de pobres y un 12,1% de indigentes”. Sin embargo, y frente al proyecto minero que Gioja promovió durante sus tres periodos de gobierno, los números en San Juan dieron mucho más altos que la media nacional. En el mismo documento, el instituto asegura que entre las provincias más afectadas por la pobreza se encuentran “Chaco (61,6%), Formosa (55,2%), San Juan (54,5%) y Corrientes (50,9%)”. Sin duda, el modelo minero ha fracasado y, a pesar de la gran riqueza de oro y plata que alberga la Cordillera de Los Andes, la economía de San Juan sigue siendo precaria, rudimentaria y Estado dependiente.


Entrevista que Jorge Lanata realizó a Ernesto Simón, autor de esta nota, cuando sucedió el derrame en septiembre de 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.