Involuntariamente Eduardo Cáceres labra una terrible fama de cuentero y vago

Diputado Nacional CáceresPor E. Simón
@simondixit
Los desaciertos marketineros están llevando a el líder del Pro en San Juan a dar pasos en falso. Sus actos fallidos dejan en orsai obsceno al legislador que desnuda laboriosamente su paupérrima preparación intelectual. 

La serie de desafortunadas declaraciones de Eduardo Cáceres no le ha dado descanso al periodismo rapiñero que cada tanto busca carne podrida para ofrecer a sus lectores. Sin embargo, y pese a la buena voluntad de muchos otros periodistas que hicieron como que no se daban cuenta de la mediocridad espantosa del candidato, el muchacho hizo lo posible por dejar al descubierto su falta de estatura política. No en balde quedó tercero cómodo en las elecciones generales de 2015. Ya casi todos olvidaron cuando Cáceres se ilusionó con ser intendente de la Capital de San Juan y puso toda la estructura y la plata del Pro en función de su proyecto. Finalmente no tuvo la suerte esperada a tal punto que hasta el biodegradado e inoportuno Dante Cultura Para Todos Elizondo lo dejó atrás en las PASO, y el propio Rodolfo El Pibe Eterno Colombo lo superó con comodidad inusitada por varias cabezas de distancia.


Desmentido por la embajada de Canadá
Hace algunos días, Eduardo Ojos Diáfanos Cáceres dijo que el gobierno de Canadá "auditaría a Barrick Gold", la empresa que contamina los ríos sanjuaninos desde hace años. Dicha información fue desmentida luego por la empresa minera y por la embajada de Canadá, poniendo al diputado nacional en el podio privilegiado de los cuenteros, un podio por el que muchos compiten involuntariamente en este país de "macaneadores y embusteros", tal como nos definió alguna vez Mario Bunge, físico, filósofo, epistemólogo y humanista argentino.

Fue tan buena la mentira que hasta
Diario de Cuyo se comió el alambrado.
La primera reacción fue de Barrick, que emitió un comunicado donde se afirmó que la visita a la mina de Jeffrey Davidson (Consejero de Responsabilidad Social Corporativa de Canadá) fue para "conocer a los actores que integran el sector minero argentino" y no consistió "en una auditoría del gobierno canadiense sobre el trabajo en San Juan". Luego se sumó a la desmentida la embajada canadiense, desde donde se aclaró que la Oficina del Consejero en RSC nació "para promover la responsabilidad social corporativa en el sector extractivo" y "que solo tiene un papel consultivo". Había quedado claro que la visita del gringo Davidson era lo más distante a una auditoría. Como será de bueno en el arte de la mendacidad este muchacho de ojos celestiales, que hasta Diario de Cuyo se comió el alambrado con la terrible invención.

Para entender estas líneas es importante saber que Eduardo Cáceres es el Presidente de la Comisión de Minería de la Cámara de Diputados de la Nación. El avezado lector sacará sus conclusiones acerca de en manos de quién estamos los argentinos gracias al milagro libre cambista del Gobierno de Cambiemos. A las pocas horas de la reunión de Cáceres con el Gringo Jeffrey Davidson, los dichos del diputado fueron refutados con bochornosa contundencia. Tanto desde la embajada de Canadá como desde la minera Barrick Gold salieron a aclarar el tema. Hay que ser muy mediocre para que los reyes de la mentira, léase Barrick Gold Corporation Agua Contamination, te desacrediten. Cáceres había dicho que el gobierno canadiense iba a auditar a Barrick en una visita a la mina Veladero. Dijo también que Canadá incluso podría retirar su apoyo en mercados extranjeros a la multinacional en caso de incumplimiento. "Se agrega otro control, nos viene bien", explicó el legislador que estaba metiendo la pata hasta el cuello para hundirse en el fútil barro de la mentira.


Otra destacada actuación que pinta a Ojos Diáfanos Cáceres
Ya quedó atrás el 2014. Acaso porque pasaron dos años, o tal vez porque los argentinos somos una legión despreciable de olvidadizos. Pero hay periodistas que trabajamos con archivo en mano. Dadas las circunstancias, es importante recordar que Eduardo Cáceres tiene un récord que aún ningún diputado nacional ha podido quitarle.

Diputado Cáceres
Eduardo Cáceres: En otras épocas
creyó que era portador de una
mirada clara para limpiar la Ciudad.
En el año 2014, diario La Nación puso en su sitio web una aplicación llamada Congresoscopio. Allí se reveló que 46 diputados estuvieron presentes en el 100% de las votaciones de leyes que hubo aquel año. Uno de los que ostentó asistencia perfecta fue el diputado Adrián San Martín, del Movimiento Popular Neuquino. La contracara de fue el faltazo penoso que pegaron algunos legisladores. El kirchnerista riojano Javier Tineo no fue al Congreso: faltó a todas las votaciones, fue el peor. El que le sigue en la tabla de los que faltaron a las sesiones fue ni más ni menos que el líder del Pro en San Juan, Eduardo Ojos Diáfanos Cáceres quien faltó al 83 % de las votaciones. Un segundo lugar en tan codiciada categoría no es un tema menor. No cualquiera puede convertirse en un Pichón de Lole Reuteman.

Para ser justos con el muchacho de la mirada límpida, cabe agregar que en 2016 Cáceres tuvo asistencia perfecta a la votaciones. Quizá la mala experiencia de ser el segundo que más faltó en 2014 lo hizo corregir una conducta que estaba más emparentada con el macaneo que con la responsabilidad cívica.


El Gobernador Uñac visita
la obra del Teatro.
El papelón del Teatro del Bicentenario
Hace poco, cuando estaba presto a inaugurarse el Teatro del Bicentenario de San Juan, Cáceres volvió a errar con otra de sus desubicadas declaraciones. Posteó en su cuenta de Instagram que la obra del Teatro del Bicentenario estuvo frenada desde el 2011. Quería dejar la impresión de que gracias a sus gestiones ante el presidente Mauricio Euforia Macri la obra se había concluido. Sin perder el tiempo, el gobernador de San Juan Sergio Uñac lo cruzó al vuelo, casi como en una práctica ordinaria de Tiro al Pichón. Uñac fue taxativo: "Cáceres miente al decir que la obra estuvo frenada", dijo ofuscado. De ese modo dejó una vez más en posición fuera de juego al diputado nacional, un pichón irremontable que a esta altura ha dejado al descubierto lo peor de su esencia, la falta de preparación, la pobreza intelectual y la escasez de recursos políticos como para ganarse el consenso de la gente.

Así le va. Así nos va.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.