Chile: En 2014 Bachelet nombró Superintendente de Medio Ambiente a un asesor de las mineras Barrick Gold y Grupo Luksic

Cristián Franz, por medio de la sociedad Los Chungungos Limitada, es dueño del 40% del Grupo Alianza, consultora que presta servicios de asesoría en sustentabilidad a las mineras Barrick Gold, Collahuasi, Codelco, Agrosuper, Xstrata Cooper y Antofagasta Minerals del Grupo Luksic. Está en el cargo desde 2014.

Antes de asumir el mando, el gobierno de la Nueva Mayoría sufrió con la destitución de cargos y la renuncia a éstos a raíz de conflictos de interés. Aún luego del 11 de marzo de 2014, continuaron las polémicas por la misma causa, que evidencian la estrecha relación entre lo público y lo privado y la hegemonía de una sola clase: la política empresarial.

Barrick Gold, Antofagasta Minerals, Collahuasi, Codelco, Agrosuper, Xstrata Cooper, Electro Austral, todas empresas con claros problemas en materia de sustentabilidad e inclusive con procesos irregulares para operar, son asesoradas ambientalmente por el Grupo Alianza, del cual es dueño del 40% –a través de la sociedad “Los Chungungos Ltda.”– nada menos que Cristián Franz, el flamante Superintendente de Medio Ambiente, designado por Michelle Bachelet.

El abogado de la Universidad de Chile, involucrado en la presentación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), la cual figura como "asesorías en sustentabilidad", tienen evidentes problemas, pues fueron suspendidos proyectos de Barrick Gold y de Agrosuper, sólo por nombrar un par. Redactó además el “Informe Diagnóstico Relevantes Análisis Ambiental – Instituciones y Comunidad, II Región” para Antofagasta Minerals, propiedad del Grupo Luksic.

Lo que está claro, es el conflicto de interés de alguien que claramente ha operado con lobby –que en Chile no está regulado– para permitir actividades productivas que dañan gravemente el ecosistema y a quienes lo habitan (aparte de no tributar en coherencia con lo anterior y las utilidades que recaudan); intentando capear sanciones y reducir multas por medio de una  institucionalidad medioambiental que parece haber sido creada justamente para estos fines –como pudimos observarlo claramente con el caso de Pascua Lama–.

A pesar de lo condenable, no es una sorpresa. La primera administración de Bachelet dejó un deplorable "legado" medio ambiental, en donde Barrick Gold tuvo manga ancha para operar, además de utilizar un fuerte lobby desde el mismo gobierno para abogar por HidroAysén, generando presiones para falser informes de Conaf y el Sag.

Posteriormente, su campaña fue financiada en parte por el Grupo Luksic, y figuran como dos de sus ministros estratégicos, Maximo Pacheco en Energía y Aurora Williams en Minería, ambos ex funcionarios del Grupo Luksic, además de otras labores que los ligan a Angelini y Matte.

Fuente: Veo Verde

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.