El Ministro de Cultrua Avelluto explicó por qué removieron a Cacetta del Incaa y le respondió a Campanella

Pablo Avelluto, Ministro de Cultura.
"No actuamos en función de operetas", dijo el Ministro de Cultura en respuesta al twitt del cineasta Campanella, quien en su cuenta había opinado que la remoción del titular del ente del cine era una "horrible opereta". 

Avelluto dijo que decidió desplazar al presidente del Incaa por su inacción ante "algunos manejos poco claros" de funcionarios que permanecían en esa repartición desde el kirchnerismo.

El Ministro de Cultura, Pablo Avelluto , aseguró que el desplazamiento de Pablo Cacetta de la presidencia del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), se debió a que no tomó medidas ante "algunos manejos poco claros" de funcionarios que permanecían en el ente desde kirchnerismo.

En una entrevista con Radio Continental, Avelluto negó que el relevo de Cacetta esté vinculado con un eventual recorte de fondos en el Incaa impulsado por el coordinador del Gabinete económico, Mario Quintana, aunque reconoció que la decisión se tomó "en equipo".

Además, le respondió al director de cine Juan José Campanella , quien defendió a Cacetta y tildó su salida como una "horrible y torpe opereta".

"Hay expedientes, hay números. Los tuve en mis manos, no me lo contaron. No actuamos en función de operetas, actuamos porque hay cosas que no son claras. Si se compra un sillón por 300 mil pesos, ningún vecino tiene en su casa un sillón que vale ese dinero", apuntó, según consignó la agencia DyN.

El funcionario aclaró que el desplazamiento de Cacetta no significa que el productor cinematográfico "no sea una persona honesta o sea una persona corrupta", pero sostuvo que "eso no alcanza para gestionar".

"Hace ya un tiempo que veníamos notando en el Incaa algunos manejos poco claros con relación a muchos rubros de gastos. Personalmente hace semanas venía conversando con su presidente para que tomara las medidas que corresponde, las averiguaciones, aclaraciones y, eventualmente, el desplazamiento de funcionarios que no dieran las respuestas convincentes", explicó Avelluto.

El ministro contó que charló "una vez, dos veces, tres veces, cuatro veces" con Cacetta para que hiciera la denuncia, pero ante la inacción del ex funcionario se presentó ante la Oficina Anticorrupción para que "evalúe el caso y diga qué es lo que había que hacer". "Es un desenlace que no es grato pero me siento muy tranquilo de que cumplí con mi obligación", añadió.

Según el funcionario, las irregularidades detectadas no están relacionadas directamente con la función del organismo de fomentar la industria cinematográfica sino "con gastos en hoteles, reformas en la escuela de cine, compras de mobiliario por montos que no se sostienen con la realidad del mercado".

Avelluto dejó entrever que las irregularidades están relacionadas con agentes que provienen del gobierno de Cristina Kirchner que continuaron en sus funciones.

"No estoy a favor de una caza de brujas, no me importa la posición política que un funcionario tenga, me importa qué intereses defiende. Pero si uno ve que en publicidad, en la Escuela de cine, en traslados, en agencias de viajes, en impresiones, en tercerización de personal, hay situaciones irregulares", enfatizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.