Luego de tres derrames en Veladero el juez Oritja ordenó análisis de sangre a los habitantes de Iglesia y Jáchal

Es una de las medidas que apuntó para su cumplimiento el Juez Pablo Oritja. Buscan diagnosticar si hubo alteraciones en la salud de los ciudadanos de Iglesia y Jáchal.

En 2015, una noticia fatal se diseminó por San Juan y luego por todos el país: un derrame de más de 1.000.000 de litros de solución cianurada se había derramado en la mina Veladero, que explota la multinacional contaminante Barrick Gold. Luego ocurrió otro en 2016 y hace poco, en 2017, uno más. A raíz de tan desafortunada situación, la empresa es investigada por provocar accidentes ambientales de magnitud inédita.

Tras el último derrame, el Gobierno decidió suspendieron las actividades con cianuro en el área de lixiviación de la mina Veladero, situada en el distrito de Iglesia. Ahora, el juez de la Segunda Circunscripción de Jáchal, Pablo Oritja, decidió ordenar una serie de medidas, entre ellas, ha solicitado al Ministerio de Salud Pública de la provincia que realice “un relevamiento y un monitoreo en toda las localidades al margen del río Blanco y río Jáchal, para que obtengan muestra de sangre de los pobladores y detectar si hay algún rastro de sustancias o signo de intoxicación crónica o aguda de las sustancias que estamos buscando“.


El estudio será para ver si se detectan o no elementos como manganeso, plomo, mercurio, cadmio, cobre, cromo total, zinc, aluminio, bario y cianuro, todos metales tóxicos relacionados con la explotación minera.

Asimismo, en el escrito, el Juez Oritja ordenado medidas nuevas tendientes a evaluar toda la información que se ha reunido desde 2015 hasta la fecha. Por caso, el magistrado indicó que ha pedido "a todas las instituciones que han estado monitoreando el río que me envíen un informe con un gráfico en donde he determinado una serie de analitos (especie química objeto del análisis), los más trascendentes o que puedan generar problemas en la salud, para ver la evolución en el transcurso del tiempo y en los lugares donde se han estado monitoreando, si esa fluctuación ha superado la línea de base o no“.

El procedimiento del análisis será para los habitantes de las localidades de Angualasto, Malimán, Malimán de arriba, Chinguillo y de la finca Buena Esperanza, todos situados en Iglesia. En tanto, en Jáchal se realizará el mismo trabajo entre los residentes de La Isla, La Represa y Dique Pachimoco.

Tras la notificación de este pedido a las autoridades de Salud Pública, el ente gubernamental tendrá un plazo de 30 días para presentar un informe. No está clarificada en el escrito del juez la cantidad de personas sobre las cuales deberán realizar el muestreo, dato que quedará a entendimiento del ministerio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.