Bochornoso como pocos: El Senador kirchnerista Peto Godoy fue echado del Consejo de la Magistratura por no ser abogado

Por E. Simón 
@simondixit 
Ruperto Godoy, un Senador sanjuanino que no muchos conocen, terminará su mandato de la peor manera. No es para menos, entró al Consejo de la Magistratura con la clásica prepotencia kirchnerista. Llegó a senador más por su apellido que por tener votos: se acercó a Gioja y logró un lugar en la lista. 

Miembro de una familia de masones, Godoy jugó con Menem, con Duhalde y con quien estuviese en el poder con tal de ocupar un sitio en el Estado. No se le registra trabajo alguno en la actividad privada. Es aquel muchacho nacido para estar ahí. El fallo del juez Lavié Pico lo hizo saltar de la Magistratura justo en un año en que el lamentable sujeto concentra todas sus fuerzas en renovar su banca.


Las paredes no mienten: Peto Godoy fue menemista.
Luego se hizo K y si le dan un poco de tiempo,
no sería extraño verlo en el Pro repartiendo
globos amarillos.  


Si a algún sanjuanino se le pregunta ¿qué hizo Ruperto Peto Godoy para mejorar la vida de sus coterráneos?, la respuesta sería ambigua o nula: Nada. No sé, o no sabe/no contesta. Si a cualquier argentino se le preguntara por el Senador Ruperto Godoy, lo más probable es que ese ciudadano pregunte en qué equipo juega, o en qué programa de TV sale. Nadie sabe bien qué hizo el legislador por sus compatriotas.

Godoy junto a su jefe local, Gioja,
hoy investigado por posibles
sobreprecios y fraude al Estado.
Lo que sí, algo es seguro, ocupó espacios públicos provinciales y nacionales desdes su mocedad. Lleva toda una vida colgado del presupuesto del Estado. No sabe lo que es salir a la calle a ganarse la vida, por eso es el hombre ideal para las filas kirchneristas, porque habla de los pobres con la misma pasión con la que se traslada hasta el cajero todos los fines de mes, cuando el Senado de la Nación le deposita sus suculentos 180.000 pesos cash.

Ahora la Justicia dispuso el cese en sus funciones en el Consejo de la Magistratura por no contar con título de abogado. El juez en lo Contencioso Administrativo Federal, Enrique Lavié Pico, declaró la inconstitucionalidad de un artículo de la ley que había quitado la obligatoriedad de ser abogado para integrar el Consejo de la Magistratura. Ese artículo le permitió en la década kirchnerista acceder al puesto en la Magistratura. Al ser ahora declarado inconstitucional por el juez, se estableció que Ruperto Godoy, Senador por la provincia de San Juan, "deberá cesar en sus funciones". Pobre Peto, lo mejor que le puede pasar es conseguir una jubilación y volverse a su pago, donde es respetado porque proviene de una familia con raigambre masona.

Sin embargo, del texto del fallo se desprende que todas las decisiones en las que intervino Godoy son válidas, y que su cesantía se producirá sólo cuando la resolución quede firme.

"A partir del momento en que el presente pronunciamiento quede consentido o ejecutoriado, recobrará vigencia el régimen anterior", que establecía que los consejeros debían cumplir los mismos requisitos de los jueces. Sólo en esa instancia Godoy deberá "cesar inmediatamente en sus funciones y ser reemplazado por quien cumpla con las exigencias establecidas".

El juez Lavié Pico aclaró que "la autoridad institucional de este decisorio en modo alguno priva de validez a las decisiones que hubieran sido adoptadas con la participación de Ruperto Godoy".

La acción judicial fue impulsada por el abogado porteño y exconsejero de la Magistratura, Alejandro Fargosi, quien objetó la alteración del mecanismo de selección y requisitos para los integrantes del cuerpo. El requisito de ser abogado para integrar el Consejo fue eliminado en la reforma judicial que intentó el kirchnerismo y que denominó "democratización de la Justicia". Un mamarracho que inventaron los delincuentes que saquearon al país para meter gente obsecuente que dijera a todo que sí, tal el caso de este disciplinado legislador kirchnerista que votó todo lo que la Jefa de la Banda, Cristina La Muchacha Progre, ordenaba votar.

"Si el objetivo fundamental de la creación del Consejo de la Magistratura ha sido la instaurar un procedimiento predominantemente técnico de selección de magistrados, no resulta adecuado a tal fin que para ser consejero no se exija al menos el título de abogado, puesto que resulta claro que no podría efectuar un examen satisfactorio de la idoneidad científica y profesional de los candidatos a magistrados quien no posee formación jurídica alguna", resume la resolución firmada por el juez Lavié Pico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.