Córdoba aparece citada cuatro veces en la investigación del Lava Jato en Brasil

En una nota publicada por diario La Voz, el periodista Sergio Carreras explica cómo Córdoba está citada cuatro veces en la lista de coimas registrada por Alberto Youssef, el principal delator en el proceso judicial del mayor caso de corrupción de Brasil.

Se hace referencia a tres intermediarios y, al menos, a 36 millones de dólares pagados por las obras de gasoductos en esta provincia. Figuran hasta los teléfonos de estos personajes.

El hombre que podría develar uno de los secretos mejor guardados sobre la contratación de obra pública en la provincia de Córdoba descansa en un lujoso departamento del barrio Vila Nova Conceição, en la ciudad brasileña de San Pablo.

Alberto Youssef, 49 años, enfermo del corazón, hijo de un inmigrante libanés e intermediario de cientos de millones de dólares en coimas para funcionarios y políticos de una docena de países, puede darse el gusto de mirar por la ventana la copa de los inmensos ceboleiros en el Parque do Ibirapuera, el más grande de la ciudad.

Antes estuvo dos años y ocho meses en prisión. En noviembre del año pasado le permitieron la prisión domiciliaria y desde marzo de este año puede salir a la calle y sentir el viento en la cara. Esto porque Youssef aceptó convertirse en el más informado delator del caso Lava Jato, el proceso que investiga la inmensa corrupción que sostuvo a buena parte del sistema político brasileño con fondos provenientes de la empresa estatal Petrobras y de otras importantes firmas privadas.

En diciembre de 2014, cuando ya llevaba nueve meses detenido, se conoció que la Justicia federal brasileña accedió a un listado, elaborado por Youssef, de 750 obras públicas en las que él actuó como intermediario. La lista incluye el nombre de las personas que recibieron la coima en cada caso y el monto que se les pagó.
En ese listado, la obra de los gasoductos troncales de la provincia de Córdoba tiene cuatro menciones. En la página 32 del documento oficial dado a conocer por la Justicia brasileña, Youssef anotó que en la obra “conc. internac. gasoducto Córdoba (financiamiento Bndes)”, en nombre de la Constructora OAS, él le pagó a una persona llamada “Luis Leandro” 60.096.154,39 reales en diciembre de 2008.

Esto fue dos meses después de que el gobierno de Juan Schiaretti llamara a licitación internacional por la obra que, efectivamente, iba a ser financiada por el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (Bndes).

En ese momento, OAS estaba presidida por José Aldemario Pinheiro Filho, empresario que terminó detenido en la operación Lava Jato. Según la cotización del dólar en Brasil a diciembre de 2008 (1,66 reales), la cifra de la coima registrada por Youssef equivalía a más de 36 millones de dólares (36.202.502).

La segunda mención a la obra cordobesa está en la página 33 del listado. Allí, Youssef anotó los mismos datos que en la página anterior, sin mencionar monto, pero aclarando que era para el “sistema norte este” de los gasoductos. Y, a renglón seguido, vuelve a mencionar los gasoductos de Córdoba, pero esta vez con el nombre de un nuevo intermediario: José Edilson Cruz, quien aparece en el mismo rol en otras obras en Uruguay.

La cuarta mención a la provincia de Córdoba está en la página 21, que menciona pagos posteriores en el tiempo a los de las páginas 32 y 33. Ahí, Youssef anotó que se pagó una coima por la “propuesta Córdoba-Argentina”, en nombre de Andrade Gutierrez. Esa vez aparece el nombre de un tercer intermediario: Fernando Gomes.

La fecha que aparece es 28 de mayo de 2010, un año después de la adjudicación de los gasoductos al grupo encabezado por Andrade Gutierrez e integrado también por Iecsa (grupo Macri) y Britos SA (vinculada al exfuncionario delasotista Horacio Miró).

Luis, José y Fernando
Ahora viene un punto interesante. En las cajas paralelas de las empresas, de donde salía el dinero para coimas, se usaban seudónimos para referirse a los receptores del dinero. Precavido, ya que antes había sido detenido ocho veces en su vida de delincuente, Youssef tampoco anotaba nombres reales de los receptores de las coimas. Eso lleva a pensar que Luis Leandro, Jose Edilson Cruz y Fernando Gomes serían apodos que Youssef o miembros de las empresas colocaron de modo arbitrario a los receptores de las coimas.

Por ejemplo, según publicaron medios brasileños, los miembros de Odebrecht anotaban “Feira” para referirse al publicista João Santana y también a su esposa Mónica Moura, en un juego de palabras referido a la ciudad bahiana Feira de Santana. O anotaban “Leão” (león) para referirse a un receptor de coimas en el Palacio dos Leãos, la casa de gobierno del estado de Marañón; o colocaban las iniciales JD, para referirse a dineros entregados a José Dirceu, jefe de gabinete del presidente Lula da Silva.

¿Quiénes son Luis Leandro, José Edilson Cruz y Fernando Gomez, receptores de la presunta coima de 36 millones de dólares por la obra cordobesa? Es uno de los misterios que ningún integrante del Poder Judicial provincial ni de las administraciones de Schiaretti o del presidente Mauricio Macri al parecer han mostrado interés en dilucidar.

Un dato no menor es que los tres intermediarios aparecen con su número telefónico. No parece algo difícil preguntar quiénes eran titulares de esas líneas en 2008 y 2010. Los 36 millones de dólares de la coima equivalían al 10,3 por ciento del valor total de la obra cordobesa: 350 millones de dólares.

La confesión de Youssef ante la Justicia brasileña cuenta cómo las principales constructoras formaron un “club de la obra pública” en el que decidían quién ganaba cada emprendimiento. Juntas aportaban fondos para coimear a funcionarios o pagar campañas electorales de gobernadores y presidentes en diversos lugares del continente a cambio de ganar las licitaciones.

La triunfadora de la primera licitación de los gasoductos cordobeses fue la brasileña Andrade Gutierrez, integrante de ese club de la corrupción junto a OAS (que aparece pagando la coima), Odebrecht, Camargo Correa, UTC y varias empresas más.

Las coimas eran parte, según lo que se investiga en Brasil, de los costos de las licitaciones. Y la empresa OAS, lo mismo que las demás, contaba con una “caja dos”, por la que pasaban los fondos para la corrupción utilizando un aceitado engranaje de empresas offshore y cuentas en bancos europeos y paraísos fiscales para pagar a los políticos coimeados.

Los videos de Youssef
Las confesiones de Youssef ante la Justicia ocupan unas 20 horas de video que fueron liberadas al público y pueden verse en YouTube. En el segundo video de su declaración de 13 horas del 12 de febrero de 2015 (https://www.youtube.com/watch?v=IBBDJj4KQD4&t=13s), Youssef detalla por ejemplo que, de cada coima en la que estaban en juego obras de Petrobras, los políticos se llevaban el 60 por ciento, los empresarios el 30 por ciento y los intermediarios como él, el 10 por ciento restante.

Los acuerdos de delación premiada que la Justicia brasileña firmó ya con unas 60 personas que confesaron su autoría en hechos de corrupción implican que el delator no puede mentir en ningún detalle porque, de comprobarse que lo hizo, el acuerdo se cae y volvería a prisión.

Las confesiones de Youssef han demostrado ser precisas y permiten comprometer penalmente a un número importante de políticos y empresarios. Por eso, hasta ahora nada indica, ni nadie ha sugerido, que sus anotaciones sobre los gasoductos de Córdoba puedan ser falsas.

Entre los delatores que ya grabaron sus declaraciones para la Justicia brasileña, también se encuentran los marquetineros João Santana y Duda Mendonça, que supieron dirigir campañas electorales para el gobernador José Manuel de la Sota.

La esposa de Santana, Mónica Moura, fue quien involucró al político cordobés al mencionar que en 1998 les abonó 70 mil dólares, supuestamente por una campaña electoral, pago que inauguró la cuenta en el banco suizo Heritage de la offshore panameña Shellbill Finance SA, usada por ellos para recibir dinero de Petrobras que luego se usaba para coimear a políticos pagándoles campañas electorales. Esto habría ocurrido en Brasil, Argentina, Venezuela, Panamá, República Dominicana y Angola, según contó este año el diario O Globo.

De la Sota también está mencionado circunstancialmente en la causa judicial del Lava Jato porque, cuando las autoridades brasileñas procesaron a João Santana, se encontraron con un e-mail enviado por el exgobernador cordobés que, a los ojos de los jueces, agravó más la situación del publicista.

El 29 de noviembre de 2015, De la Sota le remitió un correo electrónico en el que le pedía una “reunión reservada” con Lula da Silva. El cordobés arguye como motivo para la reunión que quiere contarle a Lula cuál sería la posición del entonces presidente electo Macri en la reunión del Mercosur de diciembre de ese año. Lula ya no era presidente.

“José Manuel indaga al investigado (Santana) si él consideraba que el encuentro pretendido sería interesante”, dice el documento de la Policía Federal brasileña elevado al juez del caso Lava Jato.

Además, De la Sota le cuenta intimidades políticas a su amigo Santana: “Macri me ofreció ser canciller, no acepté. Me ofreció ser embajador en USA, no acepté. Y me ofreció ser embajador en Brasil y tampoco acepté. Voy a intentar reconstruir el peronismo para dentro de cuatro años”.

Ese e-mail de De la Sota, contó el diario O Estado, de San Pablo, fue usado por el juez para demostrar que Santana “poseía cierta influencia sobre las acciones del expresidente” Lula. El deseo del cordobés por juntarse con Lula, justo en momentos en que las revelaciones del Lava Jato amenazaban con expandirse tanto en Brasil como hacia Argentina, no pudo concretarse.

Santana, sin hacer caso a la mención al Mercosur, le respondió que no era un buen momento para eso porque “el presidente Lula está con una sobrecarga muy fuerte de acción adversaria”. Le dijo que le avisaría cuando encontrase un momento oportuno.

Odebrecht, que actualmente está a cargo de la construcción de los gasoductos de Córdoba, admitió haber pagado 35 millones de dólares en coimas en la Argentina. En ese monto no está incluida la supuesta coima de 36 millones de dólares que registró Youssef, ya que el dinero habría salido de las otras empresas integrantes del club de la obra pública, para llegar luego a manos cordobesas.

Fuente; La Voz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.