Viernes, 28 Febrero 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Sábado, 25 Enero 2020 11:17

Por qué no prospera la industria minera en Mendoza

Por Andrés Borbore Muriel

Clausuramos los accesos para la reflexión serena de nuestros temas como son los recursos naturales y sus usos.

"Se trata del lenguaje y del método", decía Arturo Jauretche allá por los años 50 en su libro Los profetas del odio y la yapa. Y agregaba, con agudo criterio del observador que quiere y defiende lo que es suyo: "En lugar de ir del hecho a la ley van de la ley al hecho, partiendo de ciertas verdades supuestamente demostradas".

Don Arturo se refería a la colonización pedagógica, no existía el aspecto ecológico como tema de preocupación en aquellos años, pero el punto de conexión sigue siendo el mismo. Observamos la realidad con lentes empañados.

¿Por qué se trata del lenguaje? Porque cuando se habla de ecología, se omite la relación con la economía.

La economía real y cercana de cada día, no la macroeconomía con números lejanos y distantes que muchas veces no significan nada. Por ejemplo, sería prudente saber las cantidades y tipo de minerales que se extraen, qué precios internacionales tienen, los usos que le dan a esos minerales, las posibilidades de agregar valor a todo el proceso, cuántos puestos de trabajo directo genera, cuántos indirectos, cuánto moviliza a la economía provincial, por mencionar sólo algunas aristas para la reflexión.

¿Por qué se trata del método? Porque se pretendió imponer una ley.

Damos la espalda hacia aquello que nos pertenece cerrando las puertas a todo tipo de análisis, porque clausuramos los accesos para la reflexión serena de nuestros temas como son los recursos naturales y sus usos.  Después nos asaltan los hechos por la ventana y nos sentimos violentados.

En esto la vigencia del pensamiento de Jauretche es prodigiosa. No nos involucramos como comunidad con la construcción de proyectos estratégicos a mediano y largo plazo.

Respecto de la contaminación, que se expidan los especialistas. Las preguntas a contestar son: qué sustancia es la que contamina y a qué distancia está de los estándares internacionalmente aceptados por los organismos de contralor correspondiente.

Lo ocurrido en Mendoza nos da pie para un debate constructivo sobre cómo queremos que sea nuestra realidad. ¿Usted cree que los países denominados como potencias no transitaron este camino de reflexión?

Siempre estamos a tiempo. Cada día podemos edificar algo nuevo y mejor para todos.