Viernes, 06 Diciembre 2019
El tiempo - Tutiempo.net
Martes, 19 Noviembre 2019 11:14

El llanto desgarrador de Caramelito al leer la carta de su hermano Martín

Por El País Diario

La conductora pidió ayuda en las redes sociales y asistió al programa de Santiago del Moro para poder tratar la salud de su hermano.

Cecilia Caramelito Carrizo contó en las redes sociales que su hermano Martín sufre de Esclerosis Lateral Amiotrófica hace cuatro años. Si bien comenzó con un tratamiento que lo ayudo a sentirse mejor, la segunda parte es en Estados Unidos y para eso debe recaudar $6 millones de pesos.

Caramelito fue invitada en el programa Quién quiere ser millonario, con Santiago del Moro y contó que Juan Carr le recomendó que abriera una cuenta para que los amigos de Martín que quisieran pudieran ayudarlo. Luego, leyó la carta con la que su hermano cuenta sobre la enfermad y cómo es su lucha para seguir viviendo día a día.

El desgarrador testimonio, comenzó: “Estos últimos cuatro años de silencio de mi parte con respecto a lo que estoy viviendo fueron necesarios. Ya que tuve que entender para qué tenía que pasar por esto. Yo jamás me pregunté por qué. Sí siempre estuve atento de ver para qué. Ese foco me permitió transitar este duro camino con mucha fuerza y convicción. Y de cierta manera esta pesadilla que llevo todavía en mis hombros, se transformó del minuto cero, en una oportunidad... La fidelidad, el cariño, el entendimiento, el respeto de todos los que me quieren y desean que vuelva a mi amada batería, respetando mi silencio y mi aislamiento. Pero siempre han sabido llegar a mí a través de sus mensajes de apoyo y de deseos fuertes por mi pronta recuperación”.

Mientras leía, Caramelito comenzó a llorar y se quebró. “Dentro de las infinidades de cosas hermosas que me han escrito sin parar, siempre había una frase en común: Estamos con vos para lo que necesites. Hace menos de una semana, luego de 26 aplicaciones alrededor de mis músculos, que me las da una enfermera de lujo que es mi hermana Cecilia, la miro y le digo: ‘tenemos que continuar el tratamiento allá sí o sí. ¿Cómo hacemos?’. Y enseguida agaché la cabeza y pensé que es imposible”.