Viernes, 24 Enero 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Martes, 19 Noviembre 2019 11:30

El agua pura es un bien de todos pero la contaminación la transforma en un mal para todos

Por El País Diario

Asamblea Jáchal No Se Toca emitió un comunicado en defensa del agua. A continuación el texto completo.

El agua pura es un bien de todos pero la contaminación la transforma en un mal para todos

En la República Argentina existe un pequeño pueblo ubicado en la parte norte de la provincia de San Juan llamado Jáchal, que desde que se instaló en 2003 la irresponsable canadiense Barrick Gold en la mina Veladero, en las nacientes de su río, tuvo el temor que esto pusiera en peligro el agua que calmo la sed de sus antepasados durante ochocientos años.

Ese peligro se transfiguró en contaminación concreta de la cuenca del río Jáchal un día de septiembre de 2015, envenenando su agua con cianuro y mercurio más de una docena de veces desde entonces.

Las megamineras y los distintos gobernantes lograron en pocos años interrumpir esa loable función, de dar vida a lo largo de todo su recorrido, que tenía el río Jáchal desde que habitaban estas tierras Capayanes y Yacampis.

En palabras de Jacques Cousteau: "Olvidamos que el ciclo del agua y el ciclo de la vida son uno mismo".

No existe pueblo que haya progresado en base a la megaminería, todo lo contrario. Acá estamos con los mismos índices de desocupación y nuestras economías regionales quebradas, situación disfrazada hábilmente por municipios que encubren la situación con miles de contratos basura que tienen de rehén a las poblaciones. Hasta los porteros de las escuelas en todo San Juan son contratados, cuasi esclavos, por 8.000 pesos al mes.

Por todo esto, desde la Asamblea Jáchal No Se Toca les pedimos a todos los mendocinos que defiendan la Ley Provincial 7722, porque al igual que la Ley Nacional de Protección de Glaciares, son los dos pilares para defender las nacientes de los ríos y las recargas de los acuíferos que permiten la vida en esa hermosa provincia de Mendoza.

Aprendan de nuestro mal ejemplo: No los dejen entrar en ningún otro pueblo, porque una vez que entran las megamineras, se contaminan las fuentes de agua y las fuentes de información; se contamina el aire, el ambiente y, también, las universidades, la ciencia, la religión y la sociedad toda. Todos los valores se trastocan.

Las provincias cordilleranas hemos aprovechado nuestra agua para ser los vergeles que nos legaron nuestros antepasados, y así hemos construido nuestra identidad y nuestro desarrollo, defendámoslos.

Los pueblos cordilleranos somos hijos del Ande, y nuestra madre es el agua, no podemos destruir el origen de la vida.

Por nosotros, por los que pasaron y por los que vendrán, que la conciencia prime sobre todo interés espurio. No los dejen pasar.

La ley 7722 es ejemplo a nivel mundial, inspira, debe ser sostenida y replicada. La ley 7722 no debe tocarse.

Asamblea Jáchal No Se Toca