26.9 C
San Juan
22 de septiembre de 2020

Enrique Angelelli: el curita que alzó su voz por la liberación

Bastaría con transcribir acá su lema y con eso uno podría saber todo sobre él: "Con un oído puesto en el Evangelio y otro en el pueblo", decía Enrique Angelelli. Fue asesinado un 4 de agosto de 1976. 

Pero la retórica de la elocuencia hace que uno quiera seguir. Su vida fue fascinante y lo esperaba un final marcado por la crueldad de aquellos años oscuros.

Se podría empezar esta crónica diciendo que todo sucedió en el año 1976 y también quedaría todo comprendido. Días cruentos, épocas que afortunadamente no volverán.

Angelelli no fue parte del movimiento de los curas tercermundistas, pero sí fue un hombre de su tiempo que protagonizó las luchas obreras y marginales de Córdoba y La Rioja. La dictadura cívico militar lo condenó a muerte y la pena no tardó en cumplirse.

Al poco tiempo de que irrumpiera en el país el aparato represivo del Estado militar descargó su furia contra este hombre que valía por una legión.

El 4 de agosto de 1976, la muerte golpeó a la puerta del curita y, lo que se presentó como un accidente de tránsito en la ruta riojana, fue un asesinato a sangre fría y premeditado.

Caracterizado por su fuerte compromiso social, el sacerdote formó parte del grupo de obispos que se enfrentó a la dictadura militar iniciada en Argentina en marzo 1976.

Su muerte, ocurrida en agosto de 1976, fue presentada por las autoridades militares como accidente automovilístico, se sospechó que se trataba de un asesinato encubierto hasta que el 4 de julio de 2014, transcurridos casi 38 años, Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella fueron condenados a cadena perpetua acusados de haber provocado la muerte del obispo.

El Tribunal de La Rioja encontró a Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella culpables del asesinato del exobispo de esa provincia "en el marco del terrorismo de Estado" y ambos debieron cumplir la pena en cárcel común. Dos hijos de puta menos en la calle, aunque a veces da la impresión de que estamos rodeados.

El obispo de la Iglesia Católica, Enrique Angelelli, había nacido el 17 de junio de 1923 en Córdoba, y se ordenó como cura en 1949, con 26 años. Supo frecuentar villas de emergencia en los arrabales marginados de la provincia mediterránea.

El 12 de marzo de 1961 recibió la consagración episcopal y desde entonces, los domingos, la Catedral comenzó a llenarse de obreros y fieles que encontraban en él a un Cristo con los pies en la tierra. Desde esa trinchera fue parte fundamenta en los conflictos gremiales que llevaron adelante los trabajadores de Industrias Mecánicas del Estado, Municipales y Fiat.

Siempre del lado de los trabajadores. Siempre con su corazón en el pueblo. El poder eclesiástico conservador de Córdoba lo marginó y lo desplazó a las afueras de la ciudad.

En 1965, el cardenal Raúl Primatesta restituyó a Angelelli como obispo auxiliar y le permitió volver a su trabajo pastoral. Es entonces cuando pudo estar de nuevo en contacto con su gente y empezó a visitar pueblos del interior.

En 1968 fue designado por Pablo VI al frente del obispado de La Rioja. Cuando asumió dijo que se sentía "un riojano más". Empezó su tarea evangelizadora y comprometida con su gente, recorrió cada rincón de La Rioja llevando esperanza pero siempre escuchando los reclamos de los que más sufrían.

Alipio Eduardo Paoletti cuenta en su libro Como los nazis, como en Vietnam, publicado en 1987, que el cura "atrajo a su pastoral a sacerdotes, monjas y laicos que buscaban el camino para sumarse a las luchas del pueblo desde su misma condición de religiosos y cristianos; apoyó todas las reivindicaciones populares; colaboró en la organización de trabajadores, campesinos, artistas e intelectuales, mujeres, jóvenes y viejos. Y aunque no lo quería, sus actos lo convirtieron en un dirigente de masas, en el verdadero sucesor de los caudillos populares de La Rioja del siglo pasado".

El texto relata también que "Angelelli no tenía vocación de dirigente. Era un hombre humilde hasta la exageración, piadoso e ingenuo aún cuando tenía una fortaleza moral y un rigor intelectual que pocas veces se conjugan en una persona del sector social que fuere. Concebía su papel en la sociedad como la que cumple la levadura en la masa".

Si bien la dictadura cívico militar intentó ocultar su crimen, los organismos de derechos humanos nunca bajaron los brazos hasta conseguir justicia. Sus palabras podrían considerarse hoy un eco de lo que alguna vez fue su voz vigorosa predicando que había que liberar "a todos los hombres de la explotación y la enajenación".

No hacían falta tantas palabras para contar su derrotero, el cura habló siempre con el testimonio propio de hombre al servicio del hombre.

Enrique Angelelli fue grande, ojalá muchos argentinos y argentinas tomaran su vida como ejemplo.

28,534FansMe gusta
3,515SeguidoresSeguir
5,315SeguidoresSeguir
389SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias

Macri está internado en una clínica privada para someterse a una endoscopia

Se encuentra en el Sanatorio Otamendi, donde le realizarían un estudio por una hernia, según pudo saber El País Diario.

La Corte Suprema tratará el próximo martes el caso de los jueces desplazados

Así lo acordaron en una reunión virtual. Los camaristas pidieron licencia a la espera de la decisión del máximo tribunal.
00:00:21

Video: en un brutal asalto en Trinidad se robaron toda la recaudación de la distribuidora Rafael Moreno

En total se llevaron 860.000 pesos en efectivo. Los motochorros atacaron cuando la víctima, Rafael Moreno, estaba saliendo de su local...
00:21:02

Jubilado asesinado en San Juan: Crónica TV abordó el caso bajo la mirada de El País Diario

Uno de los canales de noticias más importantes del país tomó el caso del jubilado que habría sido asesinado por una...