17.9 C
San Juan
19 de septiembre de 2020

Los escraches no sirven, ni a unos ni a otros

Los acontecimientos que se vivieron en la provincia de San Juan durante los últimos días, marcan un clima enrarecido. Ha imperado la idea espantosa de tomar venganza. Y, se sabe, la contienda entre bandos opuestos no se soluciona invadiendo domicilios privados, ni de ciudadanos ni de funcionarios. La salida es volver a creer y confiar en la democracia.

Recientemente, los medios nacionales informaron que en San Juan, un grupo de personas llegó hasta la casa de Belén Varela, integrante de Ciudadanos Autoconvocados, y le impidieron salir de su hogar, violando su derecho a circular.

Semanas antes, los Ciudadanos Autoconvocados habían llegado hasta la casa del Senador Rubén Uñac y del Diputado nacional José Luis Gioja, para también efectuar un escrache y hacerles saber que no estaban de acuerdo con la Reforma Judicial que impulsa el Gobierno nacional.

Dos acciones que muestran un problema para la democracia. No es así la manera en que se deben encarar los debates. Las ideas esperan por una discusión honesta, sin amedrentamientos y sin chicanas. ¿Qué nos está pasando a los argentinos y argentinas? ¿Adónde queremos llegar?

En este momento está circulando por Whatsapp una conversación que se estaría dando en un grupo de autoconvocados llamado SJ TRANSPARENCIA.

Allí plantean seguir con escraches personalizados. Y eso no está bien. Hay que parar con esa práctica, porque nos está yendo mal con eso. En el grupo de Whatsapp, una de sus integrantes propone: "Sería buenísimo hacerle un escrache por face y Whatsapp a la madre de Baistrocchi que es dueña del colegio Inglés. Incitar al boicot para que los padres saquen a sus hijos de ahí".

Por razones obvias no sería correcto dar nombres. Esta nota tiene el propósito de pacificar y de llevar más democracia a una democracia hoy resentida que no supimos cuidar. No importa quién lo dijo. Lo que importa es que hay que tratar de calmar los ánimos y no usar la técnica del escrache nunca más. Apuntemos al debate frontal y a la discusión constructiva. Los banderazos y los bocinazos son manifestaciones honestas en el marco de un sistema democrático. Pero un escrache no está bueno, no aporta y ensucia el clima social.

¿Por qué contra Baistrocchi?, sencillo: el Intendente de la Capital se expresó en términos de rechazo a esta práctica. "Repudio este escrache y me solidarizo con la persona que ha sido objeto del escrache", aseguró en medios locales, luego de la detestable situación que vivió Belén Varela en la puerta de su hogar.

Pero además, Baistrocchi dijo algo que puede haber sonado mal a los oídos de la oposición: "Denunciaré penalmente el próximo escrache. Moral y jurídicamente tenemos la obligación de denunciar".

Estas declaraciones del intendente pueden gustar o no. Pero ¿vamos a escrachar a todo el que opine diferente a cada uno de nosotros? ¿O mejor ir contra sus familiares? No sirve y eso no va más.

Estuvo mal lo que hicieron el martes 15 de septiembre en la puerta de la casa de Belén Varela. Es condenable. Y está mal ir a la casa de un político. Podemos aborrecer a un funcionario, criticarlo o apoyarlo. En ese caso, corresponde expresarlo con un banderazo, cacerolazo o bocinazo ya sea en la Legislatura, el Centro Cívico, en una plaza o en el monumento a San Martín, como ya se ha hecho otras veces.

El escrache no sirve. Es una práctica que se usó durante otras épocas y no ha dado buenos resultados. ¿Sirve predicar con la doctrina del odio en un país que atraviesa una situación delicada?

Hace poco leí en el muro de una ciudadana autoconvocada un razonamiento que me pareció lógico. Dice así: "Cuidado amigos, que no nos hagan salir de nuestro foco, nosotros estamos defendiendo a la República, ese es nuestro fin. Lo que está pasando en San Juan (para mí) es una interna peronista, me niego a creer que el gobernador está detrás de las contramarchas, los miguelitos, los escraches, detrás de todo eso está el aparato peronista enquistado y rancio que quiere perjudicar al gobernador".

No estoy en condiciones de certificar que esto sea así, pero, ¿y si así fuera?, ¿qué hacemos para aportar cordura en un país que ha perdido la posibilidad de dialogar y entenderse?

Tenemos un desafío por delante. Que la bronca no nos haga perder el rumbo. No tiremos a la basura la democracia que nos legó la generación pasada. Esto ha costado mucho y no podemos degradar así a la República Argentina.

Es imperioso entender que necesitamos respetarnos para poder debatir con dignidad y estar a la altura de este momento histórico.

Aprendamos de la historia, ya tuvimos una etapa oscura y violenta, y nadie quiere volver a vivir eso.

Nunca más.

28,067FansMe gusta
3,515SeguidoresSeguir
5,325SeguidoresSeguir
387SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias

00:00:00

19S: nuevo banderazo y bocinazo contra el Gobierno en todo el país

La marcha opositora a la administración de Alberto Fernández fue organizada a través de las redes. Esta vez, la consigna de...

Bartomeu: "No podía dejar ir al mejor jugador del mundo"

El presidente del Barcelona se refirió a la voluntad de Messi de desligarse del club. Después de los...

Elisa Carrió: "Tienen que detener a Alberto Fernández"

La fundadora de Cambiemos y líder de la Coalición Cívica cuestionó el operativo en la quinta de Mauricio Macri...

Sergio Berni pasó a retiro a seis comisarios de la policía bonaerense

El ministro de Seguridad de Buenos Aires ordenó descabezar parte de la cúpula de la fuerza. El Comisario...