Imprimir esta página
Martes, 22 Octubre 2019 13:51

De lujo: diputados nacionales recibieron una suba del 32% en sus dietas

Por Ernesto Simón

Con el aumento dispuesto, el salario bruto de un diputado nacional trepó a 218.935 pesos mensuales. Y vos haciendo equilibro para llegar a fin de mes.

Este año, los diputados nacionales recibieron un aumento del 32% en sus dietas respecto del año pasado. Glotones como pocos, se atragantan con la plata del pueblo en medio de una crisis terminal que vive el país.

La culpa no es de ellos, vos los votas entusiasmado, te dejás mentir y ahora te dejás fregar. Sos argentino, no te queda otra que pagar impuestos así ellos pueden cobrar sus fabulosos emolumentos.

Esta suba está atada a la negociación paritaria de los empleados legislativos, la cual cerró con un incremento acumulado del 45,2% hasta marzo próximo. No obstante, el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, decidió recortar para los legisladores la última cuota de aumento correspondiente al mes próximo y quedaron en 32%.

Con el aumento dispuesto, el salario bruto de un diputado nacional trepó a 218.935 pesos mensuales, el cual está compuesto por la dieta de 198.935 pesos, y los gastos de representación, que llegan a 20.000 PESOS. Sobre este monto se descuentan los correspondientes aportes: el descuento más voluminoso se lo lleva el impuesto a las ganancias, que promedia los 48.770 pesos. Efectuados los descuentos, el sueldo de bolsillo de un diputado nacional es de 149.162 pesos mensuales, más un monto extra por desarraigo y gastos de movilidad que varía según las necesidades y la provincia de origen del legislador.

En la Cámara de Diputados relativizaron el impacto de las subas salariales. En primer lugar, argumentan que estos aumentos van en línea con la suba del salario mínimo vital y móvil y, además, se ubican por detrás de la inflación que, según las estimaciones privadas, este año trepará al 54,9%.

También explicaron que los diputados y los senadores nacionales no cobran ingresos extra por aguinaldo, título ni por antigüedad, a diferencia de lo que sucede en los otros dos poderes del Estado. De hecho, según un informe elaborado por la fundación Directorio Legislativo, el sueldo promedio de un legislador nacional argentino se ubica por debajo de las dietas que perciben sus pares de otros países de la región.

En efecto, según ese informe, un diputado ecuatoriano cobra por mes poco más de 5.000 dólares; en Bolivia, un parlamentario percibe unos 3.000 dólares. En la Argentina, el sueldo neto de un diputado nacional es una miseria, apenas llega a los 2.800 dólares. ¿Vos cuántos dólares cobrás por mes?

De todas maneras, más allá de las comparaciones y de las explicaciones oficiales, la fregada al pueblo argentino es insostenible. Pero estamos ante una ciudadanía mansa y de características ovejunas. Por lo tanto no pasará nada.

Señores diputados, pueden seguir subiendo sus sueldos tranquilamente. Ya lo escribió don Juan Manuel de Rosas: "Quien gobierne el país, contará siempre con la cobardía incondicional de los argentinos".

Así nos va.