15.8 C
San Juan
7 de agosto de 2020

Los argentinos y argentinas nos hemos convertido en zombies cívicos

Somos un pueblo ovejuno que se encamina al suicidio colectivo. Primero nos gobernó una banda de ladrones. Luego estuvimos en manos de un presidente estafador: Macri. Ahora el pueblo eligió morir en manos de una ladrona violenta: Cristina y un ecléctico sin determinación: Fernández.

Es preciso entender, de una vez por todas, que votemos como votemos, no habrá destino para un país gobernado por bandidos, farsantes y cacos. Por ahora somos un Estado inviable y el camino que hemos elegido es el suicidio en masa, lo cual nos convierte, sin hesitación, en un pueblo degradado y en una patria de zombies adocenados.

Para comprender el concepto de zombies cívicos, un estado abominable en el que hemos caído los argentinos y argentinas, es necesario explicar el origen de estas dos palabras.

Cívico: la etimología de esta palabra se remonta al latín. Civĭcus, forma adjetiva de civis, que significa ciudadano. La definición de cívico hace alusión como relativo, concerniente y perteneciente a la ciudad o también a los habitantes de una ciudad, a los ciudadanos. Relativo o alusivo a la patria o al patriota llamado también patriótico. Correspondiente y referente al civismo o del comportamiento respetuoso del ciudadano.

Zombi: se refiere en términos generales a un ente que, de una u otra manera, puede resucitar o volver a la vida. El concepto de zombi encuentra sus orígenes en una figura legendaria propia del culto vudú. Se trata de un muerto resucitado por medios mágicos, gracias a las habilidades de un hechicero, que lo resucita para convertirlo en su esclavo. De acuerdo con la creencia, un houngan, bokor o hechicero vudú sería capaz, mediante un ritual, de resucitar a un muerto, que quedaría en adelante sometido a la voluntad de la persona que le devuelve la vida. También, según una creencia popular, se dice que una persona que es mordida por un zombi, se convierte en uno de ellos.

Al grano

¿Se dieron cuenta cómo estamos? Nos convirtieron en zombies cívicos resucitados que nos mordemos unos a otros para contagiarnos la frustración y el resentimiento. Los argentinos y argentinas masticamos desde hace años el fracaso de no ser un país, una nación republicana.

Somos apenas este amontonamiento de muertos vivos que deambula por las calles buscando una señal que nos permita creer en el futuro, creer que podemos seguir vivos a pesar de tanta oscuridad.

Los políticos argentinos se encargaron de arrebatarnos nuestro país, nos robaron todo lo que pudieron y, para completar la faena, nos hicieron creer que ya no se puede vivir en plenitud y bonanza.

Nos dicen que la situación económica es crítica desde hace décadas, pero sus patrimonios crecen exponencialmente. 

Nos dijeron que hay que hacer un sacrificio para en el futuro estar mejor, pero nos asesinaron el presente y nos obturaron el porvenir.

Nos pidieron que confiemos, que los votemos, que paguemos los impuestos y seamos solidarios, y finalmente ellos estafaron a los ciudadanos, se robaron todo lo que pudieron y dejaron en la lona a esta triste y devastada nación.

¿Te diste cuenta que sos un gusano con morfología humana? ¿Lográs entender que te estafaron apropiándose de símbolos como los Derechos Humanos, la Democracia, la República, la Igualdad, la Libertad y la Inclusión?

Macanas, para los políticos y políticas esas palabras no son otra cosa que ejes temáticos trazados en un esquema de márketing que sólo persigue conseguir voluntades y votos. Son franquicias, ¿no te diste cuenta?

Para conseguir dominarte a vos y a tu pobre indignidad, ya revolcada por el lodo pestilente de la corrupción secular, necesitan valerse de esos símbolos que alguna vez pertenecieron a todos.

El panorama no es de lo mejor. Los argentinos y argentinas nos dirigimos al precipicio inexorable del olvido y la decadencia.

¿Viste los candidatos que hubo para votar en la última elección a presidente?

Alberto Fernández: un bravucón sin convicciones ni palabra, un político sin votos y sin honradez que llegó a la presidencia con el empujón insoslayable de una ladrona enferma. Individualmente Fernández no existe. 

Mauricio Macri: un estafador y un farsante que prometió todo aquello que no podía cumplir. Ajustó a su propio pueblo, reventó el consumo y fulminó el trabajo. Es un inútil que no estaba capacitado para gobernar pero se largó igual, por las dudas. Este presidente atravesó unas 214 causas judiciales, entre las imputaciones que se le hicieron figuran: estafa, asociación ilícita, abuso de autoridad, violación de deberes de funcionario público, enriquecimiento ilícito, falsificación de documentos públicos, amenazas, escuchas ilegales y abandono de personas. Asumió sus funciones estando procesado.

Cristina Kirchner: una ladrona violenta y obsesiva por el poder. Es, además, capaz de cualquier maniobra para conservar el mando y no ir a la cárcel. No olvidar lo que le hicieron al Fiscal Nisman. Esta multimillonaria de diván tuvo 13 procesamientos y 7 pedidos de prisión preventiva por haber liderado una Bandas de Cacos que saqueó al Estado. Pero a no ilusionarse: no irá presa, los argentinos y argentinas la volvieron a votar para darle el mando en el Congreso de la Nación. Es la vicepresidenta.

Roberto Lavagna: un buen hombre, aparentemente honrado, aunque anacrónico y demodé. Nunca tuvo chances de ganar y mucho menos de gobernar. Fue un ministro de economía de medio pelo, cómplice del mafioso Eduardo Duhalde, un expresidente que llegó a la Casa Rosada sin que la gente lo haya votado. Alguien le hizo creer a ese pobre hombre que podía ser presidente, que la gente iba a votarlo y toda esa parafernalia de ilusiones que hoy mueren en su cabeza tras la derrota contundente sufrida en 2019.

Nicolás del Caño: es sencilla y llanamente un zurdo inútil. Juega a cuidar un kiosco que mantenemos todos los ciudadanos y ciudadanas. Retiene esos poquitos cargos que va renovando con elecciones magras y propuestas irrealizables. Renueva bancas de diputados nacionales y con los fondos que le rapiña al Estado conserva su pequeño curro: el excelente negocio de perder.

Juan José Gómez Centurión: es, sin dudas, un héroe de la Guerra de Malvinas, pero es sólo eso, en lo demás no vale nada. Su ideología es conservadora, retrógrada y represiva. Alguien le hizo creer a este buen hombre que podía aspirar a la presidencia. Debe tener amigos muy aduladores o laderos que buscan morder en el Estado, de otra manera no se entiende para qué se postuló este penoso sujeto sin destino.

José Luis Espert: sabe mucho de economía pero tiene menos aceptación que un carnicero en una comunidad vegana. Las encuestas lo daban cerca del perdedor Lavagna pero no le ganó ni a Gómez Centurión. Es un derechista aferrado a ideas liberales. Un economista libremercadista sin chances en un país acostumbrado al subsidio y al paternalismo que inoculó en las grandes masas populares el expresidente fascista Juan Domingo Perón.

El resto de los candidatos: Castañeira, Biondini, Albarracín y el chanta de Romero Feris ni siquiera pasaron las PASO de 2019. No hace falta definirlos, no hay necesidad de gastar caracteres en inimputables efímeros.

Conclusiones de un zombie que camina solo con la noche detrás

Sin dudas Miguel Mateos le puso música a esta pobre nota de opinión sin pretensiones de gran artículo. 

Durante estos meses he recorrido el país, he caminado por las calles de cada una de las ciudades argentinas y he advertido la tristeza en la mirada de mis coterráneos y coterráneas. Me he sentido tan atribulado como cada uno de ellos y he intentado mirarme para adentro. 

Descubro al fin que nos dirigimos a un suicidio colectivo: somos una legión de zombies cívicos caminando desorientados por una ciudad de muertos en vida, sin futuro, sin presente y cargados de frustración.

Así nos va.

24,343FansMe gusta
3,515SeguidoresSeguir
5,227SeguidoresSeguir
348SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias

Juntos por el Cambio advirtió que la Reforma judicial costará más de $3.000 millones

Con Ricardo Gil Lavedra a la cabeza, distintas fundaciones que pertenecen a dirigentes de la oposición presentaron un crítico documento contra...

Fernández: "No queremos que los que delinquen no cumplan el castigo"

El presidente de la Nación inauguró obras de ampliación de penales en Buenos Aires. El mandatario afirmó que no lo ponía...

Abrieron expedientes contra Rapipago y Mercado Libre por presunta práctica abusiva

Lo hizo el Ministerio de Producción bonaerense. Según explicaron se trata de publicidad engañosa y cobros sin motivos, ambas infracciones a...

Las ventas de materiales para la construcción aumentaron un 13% en julio

Los datos corresponden al Índice Construya. Acumula tres meses de incremento sostenido. Las ventas de materiales para la...